Entrevista


Tiempo de crecer


Por Belén Herrera.


Tiempo de crecer
Candela Vetrano fue dejando atrás las tiras juveniles para interpretar papeles más desafiantes. Presente y futuro de una actriz versátil y prometedora.  

Corría el final de la década del noventa y una pequeñísima Candela Vetrano pisaba un set de televisión por primera vez. Lo hacía para participar del programa Agrandadytos, donde, en más de una ocasión, mantuvo diálogos con Dady Brieva. De allí en adelante, no detuvo su marcha. Y si bien su cara remite a todas las tiras juveniles de las que formó parte, el presente la encuentra plantada en un personaje que, sin duda, le abrirá un nuevo rumbo. 

En Cuéntame cómo pasó, la tira desde la que cautiva cada noche en la Televisión Pública, Candela es Inés: una adolescente que, en plenos años setenta, quiere romper con los mandatos familiares y salir al mundo, a pesar del difícil momento que atraviesa el país. “Tiene una gran ingenuidad, pero, a la vez, es una revolucionaria para lo que es la mujer de esa época. Lo interesante es que en cien capítulos pasan diez años. Mi personaje empieza con 20 años y termina con 30, por lo que atraviesa un cambio enorme”, comenta con la simpatía que la caracteriza. 

– ¿El no haber estado en la pantalla chica durante un tiempo fue una decisión planeada?
–Sí. El año pasado filmé la película Hipersomnia y, además, las propuestas que me acercaron eran del rubro infantil y no tenía ganas de ir por ese camino. Sentía que era casi un retroceso. Hace bastante ya que estoy buscando papeles más comprometidos. Quería esperar hasta que llegara la oportunidad de hacer algo diferente. 

Lo curioso de esta actriz de 26 años es que puede salir del set, dejar de lado su personaje y, sin escalas, transformarse en la reina de un evento de lo más cool o lookearse con las últimas tendencias para una producción de moda. En su caso, el histrionismo y una enorme sonrisa son sus mayores baluartes. Así lo demostró en Chiquititas sin fin, Casi Ángeles, Supertorpe y Los vecinos en guerra. Candela también se lució en teatro y, en consonancia con los tiempos modernos, acaba de estrenar la ficción web Soy Ander, que puede verse en UN3TV.

– ¿De qué se trata esta nueva tira que protagonizás?
–Mi personaje se llama Kiki Vega. Es una actriz que estuvo durante diez años en una telenovela en el prime time, pero para la temporada número once no le renuevan el contrato y se le viene todo su universo abajo. En ese momento, se entera de que un director extranjero viene a hacer un casting para su próxima película. Es un artista de culto y ella se propone ser su nueva musa. Estudia teatro y comienza a familiarizarse con el under, que le es completamente desconocido. 

–Tiene que ver un poco con vos. Desde que arrancaste en los medios siempre se te vio muy versátil…
–Es que soy muy curiosa, me encanta estudiar de todo simplemente para adquirir más información... Todo lo que puedo hacer lo hago. Actúo y, mientras tanto, me voy animando con otras cosas. Principalmente, soy actriz, pero, en un futuro, me gustaría ser una artista multifacética y que cada uno de mis pasos tenga mi sello y mi filosofía. 

– ¿Cómo descubriste tu vocación?
–Desde muy chiquita, aunque no era consciente de eso. Creo que arrancó más como un deseo o el sueño de lo que quería hacer y después se fue dando. Yo era muy concreta en cuanto a lo que les pedía a mis papás: quería cantar, bailar y actuar. Ellos me escucharon y me ayudaron. Me anoté en cursos de tap y jazz hasta que me vio una vestuarista de Cris Morena bailando para una marca de ropa. Ahí me llamaron para hacer un casting. Antes ya había estado en Agrandadytos.
De redes y bailes
Ella dice no saber por qué, pero lo cierto es que genera que muchas chicas de su edad la tengan como una suerte de referente. O como se las llama en la actualidad: una it girl. “Eat? ¿Qué vamos a comer?”, se ríe Candela, jugando con la similitud de pronunciación entre las palabras inglesas it e eat (“comer”). Aunque ella haga chistes al respecto, la realidad es que, día a día, miles de seguidoras pispean sus redes sociales para ver qué ropa usa, cómo tiene el pelo y qué clase de productos consume. 

– ¿Te causa gracia que te consideren una influencer?
–No me siento una chica it. Me parece que es una tarea muy grande. De hecho, quienes lo hacen lo consideran un trabajo: es necesario mantener una imagen y tomar en cuenta, a cada instante, que sos una referencia. Si inspiro a alguien, me parece hermoso, ¡pero yo salgo de cualquier manera a la calle! Es cierto que sigo siempre una misma estética, pero es un tema de gusto nada más.

– ¿Qué pensás que ven en vos las fans?
–No tengo idea. Creo que tiene que ver con que soy una chica normal y también con que mi vida es un contraste absoluto: puedo ir a la cancha o a un evento en el Malba.

– ¿Nunca te pesa ser famosa?
–No. Cuando eso sucede, no voy al shopping ni me expongo. Recuerdo que cuando era chica y me encontraba con famosos que no querían sacarse una foto conmigo, dejaba de ver sus telenovelas. Me parece que hay que ser cordial.

– ¿Qué es lo que menos te gusta de tu trabajo?
–Que se opine libremente sobre alguien o algo sin saber lo que hay detrás. Uno se transforma en un producto y todos hacen sus comentarios como si no tuvieras alma.  

–El año pasado bailaste una coreografía con María del Cerro en “Bailando por un sueño”.  
–Pude palpar por un día lo que viven los participantes, lo que uno mira por la tele y suele subestimarse. ¿Qué pasaría si me convocaran? Soy muy sensible para estar en un lugar así. No me lo bancaría porque le pongo mucho amor a todo lo que hago y me costaría afrontar las críticas. Pero, sobre todo, no me imagino allí porque el camino que quiero hacer como actriz no tiene nada que ver con eso.

– ¿Y cuál es ese camino?
–Me refiero a que siendo actriz me expongo a través de un personaje. En “Bailando por un sueño” debería ser yo misma. Y, justamente, lo que más me divierte de mi trabajo es ser lo menos yo posible. Los papeles que más me gustó interpretar no tuvieron nada que ver conmigo.

– ¿Qué anhelás para el futuro?
–Sueño poder hacer lo que desee, tener mis proyectos y poder concretarlos. Y sueño también con formar una familia y probar suerte en el exterior. 
Para el recuerdo
En Cuéntame cómo pasó, Candela comparte elenco con Nicolás Cabré, Malena Solda, Leonor Manso y Carola Reyna, entre otros. Con dirección de Daniel Galimberti y Jorge Bechara, se trata de la adaptación local del formato que lleva dieciocho temporadas ininterrumpidas en España, donde la protagoniza Imanol Arias. En la versión nacional, la serie cuenta la historia de una familia de clase media que vive en los suburbios de Buenos Aires entre 1974 y 1983. A través de las experiencias de los personajes y de un vasto archivo histórico audiovisual, retrata la vida cotidiana de aquel entonces.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte