Actualidad


Atracción ochentosa


Por M.P.


Atracción ochentosa
Con una magia y una estética que evoca una década inolvidable, se estrena la segunda temporada de Stranger Things. Entretelones del boom televisivo y lo que viene.

Serán los waffles Eggo, los afiches a lo Star Wars, el cubo mágico, los walkie talkies, el “Should I Stay or Should I Go” de The Clash o las alusiones a E.T., Tiburón y al Tom Cruise de La clave del éxito. Lo cierto es que Stranger Things supo explotar ese no sé qué con el que cautivó a una incontable cantidad de espectadores alrededor del mundo. Bueno, una consultora puso en números al fenómeno: a quince días de haber estado disponible en streaming, fue vista por más de ocho millones de personas. 

El 27 de octubre levantará el telón la segunda temporada, y la fórmula vuelve a repetirse. Para comprobarlo –y de paso ir menguando la ansiedad– busque el trailer musicalizado a puro “Thriller” de Michael Jackson (incluida la carcajada final, por supuesto), con los protagonistas probando sus dotes en el arcade Dragon’s Lair, y pedaleando por las callecitas de Hawkings, vestidos como los Cazafantasmas.

“Nosotros nacimos en 1984, un año después de cuando decidimos iniciar la narración: el 6 de noviembre de 1983”, revelaron Matt y Ross Duffer, los hermanos que escribieron y dirigieron la serie que, previo a ser un suceso en Netflix, fue rechazada por una veintena de cadenas. “La verdad es que tenemos vagos recuerdos de los ochenta, pero sí podemos asegurar que no tuvimos ni celular ni Internet durante la mayoría de nuestra infancia, y que fuimos la última generación que tuvo la experiencia de salir con sus amigos al bosque o a las vías del tren. También éramos nerds que coleccionaban cintas de VHS con filmes clásicos que veíamos una y otra vez”.

La cuestión es que los guiños hacia aquella época continuarán, mientras Mike, Dustin y Lucas retoman su cotidianidad después de haber recuperado a Will del “upside down” y de las manos del Demogorgon. Sin embargo, una entidad más extraordinaria y siniestra (llamada Shadow Monster) volverá a amenazar a los sobrevivientes de este pueblo situado en Indiana. “La trama se tornará más oscura y extraña”, “Se investigará lo que pasó con Barb después de que los followers se quejaran en las redes sociales con el hashtag #JustifeForBarb” y “Dustin tendrá dientes”, son solo algunos de los tantos rumores –de los serios a los insólitos– que rondan en la Web. Por el momento, lo único verídico son las voces de los protagonistas, como la del canadiense Finn Wolfhard (Mike): “Nos vamos a enfrentar a retos mucho más reales y perturbadores”. O la del estadounidense Gaten Matarazzo (Dustin): “El espectador podrá conocer el costado emocional de cada uno de nosotros. Apreciarán en profundidad cómo estamos lidiando con lo que pasó y con lo que ocurre, porque Will cambió, ya no es el mismo”.

Lo que sí está confirmado, y sin ánimo de spoilear (aunque, si lo desea, puede abandonar la lectura aquí mismo), es la incorporación de nuevos personajes. Por el lado de los jóvenes, tenemos a Max (encarnada por Sadie Sink, rápidamente se hace compinche de la pandilla), Billy (Dacre Montgomery será hermanastro de Max) y Roman (conectada con los eventos sobrenaturales). En cuanto a los adultos, cobrarán vida Bob Newby (¿Sean Astin será un tercero en discordia entre Joyce –Winona Ryder– y Hopper –David Harbour–?), el doctor Owens (encargado de ocultar los incidentes en el Laboratorio Nacional de Hawkins) y el periodista Murray Bauman (a cargo del comediante Brett Gelman).

Obvio, todos esperan el retorno de Eleven (¿con pelo más largo?) desde la  dimensión alternativa. “Un misterio girará en torno a ella”, anticipó Millie Bobby Brown, calmando la ansiedad de los fans que elucubran teorías de las más disparatas, como que es la Joyce del futuro que viaja en el tiempo para proteger a su hijo de las garras del mal. 
De King a los Emmy
Seguidores de Stranger Things hay a montones. No obstante, hay uno muy particular: Stephen King. Los hermanos Duffer admitieron que algunas de sus obras –como Cuenta conmigo, Llamas de venganza e It– fueron una fuente de inspiración (así como el as del terror H.P. Lovecraft). Y el escritor norteamericano les devolvió el centro declarándose fanático de la serie. “Para nosotros es como un dios. Tenemos el privilegio de intercambiar mensajes con él, algo que todavía nos parece surrealista”, confesaron los Duffer.

Los que no se entusiasmaron tanto como el creador de Misery fueron las autoridades de los premios Emmy. En la edición pasada, Stranger Things era candidataza a llevarse todos los premios: no ganó ni uno (la gran vencedora fue The Handmaid’s Tale). Eso no amedrentó ni a Millie Bobby Brown (que en su Instagram publicó: “Tan emocionada, tan orgullosa. ¡Gracias por las nominaciones, no importa el resultado!”) ni a los Duffer. Dueños de la gallina de los huevos de oro, le sacan el jugo al rating, a las ganancias por merchandising y a las alianzas con marcas de lujo (como una conocidísima firma de bolsos de mano). Pero, paralelamente, son conscientes de que todo hitazo debe tener un desenlace acorde: por eso, para no estirar la historia por demás, afirmaron que las aventuras de Mike y compañía no se excederán más de cuatro o cinco temporadas. Igual, usted lo sabe, nunca diga nunca.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte